Consejos para los que se compren un jamón ibérico

 

Tener un jamón ibérico es tener una pequeña joya en casa, un manjar deseado por muchos, sin embargo para que lo sea como tal deberás seguir unas ciertas normas, tanto de conservación como de corte del jamón ibérico.

Para empezar hay que disponer de buenos cuchillos para cortar el jamón ibérico. De que vale tener una buena pata o paletilla sino se dispone de un buen cuchillo para cortar jamón ibérico. El cuchillo jamonero debe tener una hoja fina y fuerte pero que a la vez no sea  totalmente rígida, es decir que pueda deslizarse perfectamente por la maza de la pata del jamón ibérico con una cierta flexibilidad pudiendo realizar cortes muy finos. Además del cuchillo jamonero tendremos que disponer de un cuchillo de lámina ancha para la limpieza del jamón y un tercer cuchillo tipo puntilla para cuando se llegue a las zonas de la cadera del jamón ibérico.

Otro consejo que os damos es que se corte el jamón ibérico en lonchas finitas, tanto como sea posible e intentando que lleven cierta grasa, ya que así resultan más jugosas y sabrosas para ser consumidas.

 

 

 

La conservación del jamón ibérico es esencial si quieres seguir consumiendo la pata y que mantenga el mismo sabor que el día que se inició. Para ello habrá que dejar el borde perfilado, si se va a dejar de cortar hay que intentar proteger la zona cortada protegiéndola con cortezas y trozos de tocino extraídas en los primeros cortes, de ese modo mantendrá la frescura gracias a la grasa que la protege.

La temperatura también tiene un papel muy destacado. A pesar de que muchos consumidores suelen cortar todo el jamón ibérico en lonchas y luego lo guardan en el frigorífico, es mejor cortar según lo que se vaya consumiendo, puesto que el jamón ibérico pierde propiedades y sabor si se guarda en frío.

En fin, pequeños consejos que permitirán que puedas servir el jamón ibérico a tus comensales y que estos queden encantados. 

Fuente: www.spanishexquisite.com