Consejos de conservación de un jamón ibérico de bellota

 

El jamón ibérico de bellota es un producto de gran calidad, un bien muy preciado para el paladar de muchos españoles que merece también ser conservado de igual manera. Hay que tener en cuenta que el jamón ibérico de bellota no sólo es importante cortarlo bien, sino también saber conservarlo.

 

Este es un proceso más importante de lo que parece, y es que no saber conservarlo puede acarrear que pierda propiedades y sobre todo sabor al ingerirlo. Por eso, lo ideal es que una vez cortado el jamón ibérico de bellota, éste se tape y se guarde en un lugar suficientemente fresco y preferiblemente algo oscuro.

 

Como ya hemos comentado en alguna anterior ocasión, si hay la intención de comerlo en varios días, tras cortarlo será importante conservar las cortezas más gruesas y colocarlas sobre el lomo extraído, manteniendo así su grasa.

 

Aplicar un trapo limpio sobre el jamón ibérico de bellota y limpiarla de los restos de grasa. Al guardarlo (en zonas frescas y sin que llegue el sol) tendremos que tener en cuenta que su temperatura ideal tendría que estar alrededor de los25ºC.

 

De esta manera y siguiendo estos paso podríamos lograr que la pata de jamón ibérico de bellota pueda conservarse en un estado óptimo y por tanto poderla degustar en más de una ocasión. Consejos prácticos para una buena conservación del jamón ibérico de bellota

Fuente: www.spanishexquisite.com