Imponen pruebas de ADN en productos cárnicos a base de vacuno para detectar la presencia de carne de caballo en el mercado europeo

Con el objetivo de conocer mejor la presencia de carne de caballo en los elaborados cárnicos precocinados a base de carne de vacuno que se comercializan en la UE, la Comisión Europea incrementará las pruebas de ADN para detectar su presencia y se encargará de financiar el 50% del coste de estos análisis.

Según ha declarado el comisario de Sanidad y Consumo, Tonio Borg, tras la reunión mantenida por los ministros de Sanidad de la UE, los ensayos serán realizados en todos los Estados miembro.

El plan, que se prolongará a lo largo del mes de marzo y sus resultados serán conocidos a mediados de abril, incluiría análisis para detectar la presencia de fenilbutazona, un medicamento veterinario para evitar el dolor en las articulaciones de los caballos que no está autorizado para aquellos animales que van a entrar en la cadena alimentaria.

 

 

Desde la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (EFSA) se considera que esta situación supone un problema de etiquetado falso y no hay evidencias de que sea un problema de seguridad alimentaria.

En España, pese a las declaraciones hechas por la OCU, la AESAN (Agencia Española para la Seguridad Alimentaria y Nutrición) no ha hecho ningún tipo de comunicado a este respecto.

Por otro lado, ante la petición de diversos ministeriales, el comisario Borg manifestó que la UE podría acelerar el estudio de un posible cambio en el etiquetado para demostrar el país de origen de las materias primas con las que se elaboran este tipo de elaborados cárnicos que hasta ahora solo afecta al vacuno.

 

Fuente: eurocarne.es