Utilizan la pulpa de la remolacha como ingrediente para la elaboración de envases bioplásticos que puedan ser utilizados en la industria alimentaria

Un grupo de investigadores del ARS y de varias universidades han desarrollado un plástico biodegradable que se puede usar en los envases desechables para comidas. El plástico, llamado un termoplástico, se ablanda al calentarse. Así lo han publicado en la revista Agricultural Research.

 

 

Para ello, mezclaron la pulpa de la remolacha azucarera, la cual es el residuo que se queda después de la extracción del azúcar, con un polímero biodegradable ( lamado el ácido poliláctico (PLA por sus siglas en inglés)). El resultado es un compuesto termoplástico que retiene propiedades mecánicas semejantes a las de poliesterino y polipropileno, los cuales se usan para hacer los envases blancos y esponjosos para comidas.

Los investigadores demostraron que se puede producir un termoplástico biodegradable mezclando hasta el 50% de la pulpa de la remolacha azucarera y el PLA. Estos termoplásticos son semejantes a los compuestos a base de los productos petroquímicos ahora usados para hacer los envases desechables para comidas. El nuevo termoplástico puede competir en términos de costos con los plásticos a base de los productos petroquímicos, según los científicos.

Fuente:eurocarne.es