Spanish ham, el secreto está en la etiqueta



 

Viendo que el futuro del jamón ibérico se presenta cuanto menos preocupante por la competencia internacional, países como China o Italy ya están empezando a elaborar sus propias patas de jamón, el secreto de diferenciar el spanish ham de otros jamones está en su etiquetado.

 

 A finales de enero de este mismo año el gobierno puso en marcha la norma del etiquetado del jamón ibérico. Esta norma no tenía como finalidad diferenciar el spanish ham del que se pueda producir en el resto del mundo, sino de distinguir entre los distintos jamones que hay en nuestro país. No obstante, este etiquetado también servirá de alguna manera para diferenciarlo de otras producciones internacionales.

  

De hecho, si hay un producto nacional que enseguida se identifica con España, ese no es otro que el jamón ibérico, y por eso hay que cuidar esta cualidad. En dicho etiquetado siempre se reflejarán datos como el tipo de producto, la raza del animal, el tipo de alimentación que ha ingerido el animal, la empresa y el certificado realizado por el organismo de control.

 

 En el etiquetado se muestra si la pata de jamón ibérico es 100% ibérico o no, dado que puede procede de un cerdo ibérico cruzado con otra raza. Como decía, el tipo de alimentación del animal también vendrá reflejada en el etiquetado, ya sea si ha sido alimentado a base de bellota, cebo de campo o de cebo.

 

 

Es muy importante hacer caso a este tipo de etiquetados, no sólo porque sabremos exactamente la calidad de dicho jamón, sino también para diferenciarlos de otros productos que ya se están empezando a elaborar fuera de España y que aunque puedan parecer similares por sus características, desde luego están muy lejos de la calidad del spanish ham. 

 

Fuente: www.spanishexquisite.com