¿Un mojito? No, es la hora del caldo de jamón con vodka

 

En tan señaladas fechas del calendario, en las que el mercurio más que bajar, se desploma con alevosía, atizarse un gintonic de 'aftershopping' no es lo más aconsejable. Porque con las manos ateridas y los pies entumecidos lo que apetece es algo caliente. Pero con un toque de alcohol, para no perder las buenas costumbres de desinhibirse tras una dura jornada, ya sea de trabajo o de compras navideñas/rebajas/lo que sea. A la chita callando, los cócteles calientes se van colando en los menús de los 'bartenders'más atrevidos.

Read More